miércoles, 21 de diciembre de 2011

Saga Fever- Karen Marie Moning


No sé si debería. La herida es muy reciente. Duele, supura, no está aún curada ni mucho menos. Está en carne viva. No debiera escribir sobre libros recién leídos, porque me falta bastante perspectiva pero hoy me arriesgo, no puedo más, antes de la releída, de deleitarme con los pequeños pasajes que hacen mis delicias, de sonreír como una boba enamorada una vez más, riendo con las discusiones infantiles, sorprendiéndome de todo lo que una mirada puede decir (xD), os hablo de esa serie que estuvo en boca de muchos hace un tiempo, y a la que di la espalda, como tantas veces, con miedo a equivocarme. Hasta ahora.

¿Cuánto tardé en leerme la saga Fever? La saga Entera, no cada libro: cuatro días y tres noches. No pude soltarla una vez que rozó mis dedos. Como una droga, una adicción que me impulsa a leer más y más. Sólo hasta la siguiente página. Cuando deje el capítulo en que estoy, lo suelto. Cuando sepa qué ocurre después, después, luego, ahora... Nunca.

Nunca os fieis nunca de mi fuerza de voluntad. Sobremanera en lo que respecta a libros.

Cojo aire. Cruzad los dedos. Allá vamos.




MacKayla Eveline Lane es una chica barbie: rosa, pija, mimada. Su máxima preocupación es de qué color se pintará las uñas mañana, y sus aspiraciones, a los 22 años, no van mucho más allá de trabajar de camarera en la cafetería de su pequeño pueblo hasta que su hermana mayor, Alina, regrese de Irlanda y juntas se muden a Atlanta.

El problema está en que… ella no regresa.

Alina, la dulce Alina, su hermana mayor, la estudiosa, alegre, la que no se mete con nadie es asesinada. Y el horror golpea profundamente a la familia Lane.

MacKayla se debate entre su familia y su hermana, amor y venganza. Y cuando la policía irlandesa cierra el caso por falta de pruebas, la respuesta está clara: Mac deberá encontrar ella misma al asesino.
Pero su viaje a Irlanda no será tan fácil. Y mientras el mundo cómodo y seguro que conocía se desmorona a su alrededor, se encuentra sin saber lo que creer, lo que pensar, ni en quién confiar. Y Mac se da cuenta de que su vida nunca volverá a ser la misma.



En una palabra: Fae.
Eso es lo que me echó atrás de un principio. Prejuicios. Deberían denunciarme por racista de fantasía o algo así xD. Vale que últimamente todas nuestras antiguas mitologías están siendo transformadas en metrosexuales cañón procedentes del quinto infierno, junto a chicas-modelo que siempre pasaron desapercibidas, pero también en el último año me recomendaron dos series relacionadas con Fae, protagonizadas por niñas tontas, y Fae que, en fin, dejémoslo. Pero supongo que sobretodo eran el trato recibido, o la trama típica ñoña-pastelosa- que muchos están adoptando.
 Y desde entonces los únicos Fae que soportaba eran los de Dark Swam.

Hasta ahora.                                  

Mi segunda excusa, a. e (antes de empezar), era que, por comentarios aleatorios, pedazos de spoilers que encontré aquí y allá, pensé que era una serie erótica y poco más. Ya sabéis, esa en la que se da más importancia al folleteo que a la trama en sí. Que la trama es un bonito adorno escrito en los huecos sobrantes entre los que los protagonistas se arrancan la ropa. Sin apenas sitio para otros personajes, secundarios o terciarios.

Cuán equivocada estaba.

Resueltas mis dudas desde el primer libro, continué adelante.

Y me encontré con una serie cruda. Oscura. --Pero nunca tanto como J.Z.B (xD)--.

 Una protagonista a la que, al presentarla de manera tan exagerada de un comienzo, se le ve una evolución radical.
 
Y a cada golpe que recibe esta delicada barbie del siglo XXI, aún por imposible que pareciese, se recupera.

 Encuentra un lugar dentro de sí, bajo capas y capas de superficialidad, donde está su fuerza, su determinación por vivir.

Y a cada golpe, se renueva. Resurge. Cambia.

Una historia atrayente, hechicera. A veces rápida, y otras más lenta. Pero siempre precisa.


Precisos sus personajes, a los que no confundirás (muchas veces ocurre, de tantos personajes, no te acabas de aclarar de quién narices te está hablando), preciso en sus metas.

Una historia que engancha.

Con cada libro una fiebre (fever).

 Con cada fiebre, un anhelo.

Con cada anhelo una esperanza, un sueño, una pista. Pero también un sobresalto, una herida.

A veces es brutal.

En otras sólo la risa tiene cabida.

En muchas otras, la lujuria arrasa con todo.

Las emociones en conflicto. Lo odiarás, o lo amarás. Puede que te pase eso en toda la serie según qué partes, porque, aunque yo lo esté diciendo así, no es tan malo como lo pinto. No es gore, no es dark, no es tortura total. No es blanco, puro, ni los buenos tan buenos. Ni los malos, tan malos.

Es un mundo humano y un mundo dual Fae, es evolución y cambio. Vida y muerte.

Bien contra el mal.

Humanos contra fae.

Luz contra oscuridad.

Y es un todo contra todos.

Porque, cuando todo lo que creías real se convierte en líquido bajo tus dedos. ¿En quién vas a confiar?

* * *
Y aunque a nadie se lo parezca, sigo diciendo menos que el resumen oficial xD.

La saga consta de 5 libros, que por suerte o por desgracia para mi salud mental conseguí leer seguidos.

#1. Fiebre Oscura (DarkFever).

¡Tachán! Prólogo+ 3 primeros capítulos vía Google Docs (nada de esto me pertenece, blablá).

Si te apetece echar un vistazo ¡click!

#2. Fiebre Sangrienta (BloodFever)


#3. Fiebre mágica (originalmente FaeFever, que sería de hada pero bue)
#4. Fiebre Anhelada (DreamFever)



#5. (ShadowFever) ¿en España?

* * * * *
¡Si encuentro los demás primeros capítulos volveré!

Y si aún quedais con ganas de más, anda circulando cierta escenita por ahí que tan solo Barrons parece recordar :P Si no la encontrais pedirla ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Cuando se lee un libro según qué estado de ánimo, sólo se encuentran en él interpretaciones de ese estado.

Georges Duhamel."


Y a tí, ¿te ha pasado?

Talvezteinterese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...